El 2020 ha sido un año más desafiante de lo que esperábamos. La llegada del COVID-19 y su rápida propagación nos empujó al distanciamiento social y a cambiar varios paradigmas en cuestión de días y semanas para proteger nuestras vidas.
 

En ese escenario, la tecnología se ha mostrado como una gran aliada y entre más pronto adoptemos nuevas herramientas para seguir operando, captar o conservar clientes y mantener una oferta de productos o servicios adecuada, será mucho más sencillo conservar el flujo de capital y hacer los ajustes necesarios para permanecer en el mercado. 

No obstante, más de 50 millones de compañías dependen de un contacto más cercano con sus clientes, por ejemplo, quienes se dedican a la hospitalidad o al transporte de pasajeros, y por ello se espera un impacto severo a la economía de entre cuatro y siete por ciento de decrecimiento, compartió Ulrick Noel, Gerente Senior de Innovación en Consultoría Deloitte México. 

Sin embargo, la clave consiste en descubrir nuevos negocios ante la crisis. Aunque la mayoría de las aerolíneas a nivel mundial mantienen detenida su flota, muchas de ellas en los EE. UU. han logrado acuerdos para llevar carga en el espacio donde habitualmente transportaban pasajeros. En el caso de Colombia, recientemente se ha dado a conocer que se están realizando acuerdos entre hoteleros, transportistas y gobierno para el traslado de personal de salud. 

En el caso del turismo, los viajes por placer evidentemente se están viendo afectados, por lo que esta industria deberá encontrar nuevas formas para mantenerse vigente. No olvidemos que el ser humano posee una inherente vocación por conocer y descubrir, por lo que las convenciones se reinventarán y pronto veremos actores que coordinen sesiones multidisciplinarias a distancia. Todo ello nos demuestra que el uso creativo de las tecnologías disponibles no tiene límites, auguró Ulrick Noel. 

Lo cierto es que, hasta que no haya una vacuna disponible para la actual pandemia (lo cual posiblemente no ocurrirá en menos de un año) o se establezca la denominada “inmunidad de rebaño”, (cuando una proporción amplia de una población se vuelve inmune a una enfermedad ya sea a través de la vacucnación o la propagación masiva de la dolemcia) seguiremos experimentando una transformación sin precedentes en la forma en que trabajamos y vivimos, dando como resultado nuevos hábitos que prevalecerán mucho tiempo después. 

Entre ellos la inclusión de Objectives Key Results (OKR) vinculados con resultados clave medibles, que se calificarán y actualizarán cada trimestre con el fin de medir la productividad individual, la de los equipos de trabajo y también la de las empresas en general. Además, la seguridad sanitaria para equipos, las metodologías ágiles de proyectos, el entendimiento del potencial de las tecnologías en modelos de negocio, la presentación en público y el storytelling formarán parte de un marco de ejecución increíblemente beneficioso, pero de una implementación desafiante, advirtió el directivo de Deloitte. 

Cambios que llegan para quedarse
La Cuarta Revolución Industrial (IR4.0) estaba preparada para introducir cambios masivos en el comercio y la sociedad, pero hoy esa transformación se ha vuelto indispensable para adaptarse a la nueva economía de "bajo contacto" (Low Touch Economy), es decir, aquella posterior a COVID-19 conformada por nuevos hábitos y regulaciones, con una interacción reducida de contacto cercano, restricciones de viaje más estrictas y hábitos de higiene elevados.

El home office se ha convertido en la consigna del momento. Muchas empresas se han organizado rápidamente para mantener la comunicación activa entre colaboradores y clientes, sin dejar de entregar sus productos o servicios. Ese primer paso ha sido realizado utilizando más que nunca nuestros smartphones y computadoras como medio, y ayudando a que muchos de nosotros nos mantengamos conectados y productivos. Muchos trámites se han digitalizado hasta volverse paperless y herramientas como DocuSign permiten a las organizaciones gestionar acuerdos electrónicos o firmar electrónicamente en diferentes dispositivos, opciones que ya son legalmente válidas.

Algunos países, por ejemplo, han avanzado en la creación de plataformas web y aplicaciones que permiten el registro en línea y buscan evitar la saturación en los servicios hospitalarios, mientras otros mantienen una línea directa de comunicación con sus ciudadanos gracias a aplicaciones y páginas web. En Colombia se han habilitado servicios de mensajería a través del teléfono móvil usando robots de software para dar información acerca de la pandemia y determinar si se es candidato a hospitalización o llevar la recuperación en casa.

Adaptarse para permanecer
Resulta evidente que las medidas establecidas para aminorar la propagación de esta pandemia no solo ponen a prueba la infraestructura de las empresas, pues en la medida que aumenta el volumen de los datos y la cantidad de trabajadores remotos, las redes también se estresan, sin olvidar que se hace más grande el desafío de seguir satisfaciendo las necesidades de nuestros clientes.

De ahí la necesidad de una conectividad plena y del aumento en nuestra comprensión acerca de la importancia de nuevas tecnologías, como multicloud, cross connection, Robotic Process Automation (RPA) o inteligencia artificial (IA), que pueden preparar el terreno para nuevos servicios y posibilidades de negocio.

Cómo tomar ventaja
Un modelo elemental establecido por Deloitte consiste en responder de cara a la crisis de corto plazo, empezar de inmediato el proceso de recuperación y dejar atrás algunas ideas con las que se concibió originalmente el modelo de negocio para optimizar las actividades claves de una empresa con la finalidad de tener un crecimiento más sostenible y eficiente, subrayó Ulrick Noel.

Lo cierto es que las plataformas de colaboración resultan ser herramientas estupendas para mantener la cohesión de la empresa y contribuir a la flexibilidad de las compañías. Por su parte, con tecnologías como RPA exoneramos a los empleados de hacer actividades tediosas, realizadas en muchos casos para apegarse a cierta regulación, y se revaloriza al ser humano brindándole una ventana para realizar trabajo creativo que impacte el negocio. Una alternativa con la cual también se obtiene “personal” 24×7, eficiencia y cero errores, con la posibilidad de implementarla rápidamente bajo modelos as a service.

La inteligencia artificial ayuda a una rápida toma decisiones y es una solución al alcance de muchas empresas, más asequible de lo que podría imaginarse.

Vamos a estar bien
La tendencia es la transformación digital, a la cual todos tienen acceso: desde las microempresas hasta los grandes corporativos. Al momento de evaluar la posibilidad de contar con procesos de negocios habilitados por TI, una empresa incluso es capaz de descubrir que su mejor opción pueden ser los
cloud hubs 7×24, que se encuentran al alcance de sus manos con solo una llamada.

Lo cierto es que hoy, más que nunca, la transformación digital puede marcar la diferencia entre prevalecer o morir para una empresa. No se trata de un lujo opcional: “La innovación basada en procesos de negocio, la nueva cultura organizacional y la tecnología son las bases para sobrevivir ante esta contingencia”, puntualizó Ulrick Noel.

Hoy es un buen momento para tomar decisiones y prepararnos para el futuro. Encontrar un aliado tecnológico que ofrezca modelos de consumo on demand y un equipo de expertos al servicio de su empresa, así como velocidad de implementación y acuerdos justos de niveles de servicios, sin duda potencializará su adaptación a esta nueva realidad.

Y precisamente eso es lo que forma parte de nuestro ADN en STS Acérquese a nosotros: tenemos la certeza de que juntos vamos a estar bien.

Soluciones Tecnología y Servicios © 2020